Globalmente responsables

Desde que Starbucks abrió sus puertas en México hace más de 17 años, siempre nos hemos propuesto ser un tipo distinto de empresa. Nuestra misión: inspirar y nutrir el espíritu humano: una persona, una taza y una comunidad a la vez. Nos apegamos a nuestra misión en cuanto a la forma en la que adquirimos nuestros productos, invertimos en nuestras comunidades y minimizamos nuestra huella ambiental. Tal como cada interacción con los clientes se basa en las relaciones que nuestros partners establecen a diario con ellos, nuestra conexión humana con los caficultores y  proveedores también es parte esencial del abastecimiento ético de nuestros productos. 

El primer grano mexicano que adquirió Starbucks en los 90’s, mucho antes de abrir la primera tienda en el país, provenía de Chiapas. Desde entonces hemos mantenido una fuerte relación con los caficultores de esta región.

Más información sobre caficultores